El Cairo – España (Mercado Khan El-Khalili): Viaje a Egipto (XI)

Crónica de un viaje a Egipto: 11 DIA, El Cairo – España (Mercado Khan El-Khalili)

Viaje a Egipto: Vuelta a casa

Finalmente, llego el último día de abandonar Egipto y volver a España. Nuestro viaje a Egipto se había acabado. Ese día que nunca quieres que llegue. En fin, nos lo habíamos pasado estupendamente, no nos habíamos puesto malos y el viaje había resultado mejor de lo que hubiéramos pensado nunca.

Nos levantamos más bien tarde (sobre las 10:00) y bajamos a desayunar antes de marcharnos con Chechu y Juanjo al Mercado Khan El-Khalili (el avión de Eva y Pedro, que iba a Barcelona y luego a Zaragoza salia a la hora de comer). Antes de salir nos despedimos de Pedro y Eva (¡seguro que nos volvemos a ver!) y dejamos las maletas en una habitación-consigna que nos habían indicado en recepción.

Mercado Khan El-Khalili

Mercado Khan El-Khalili

Una vez que llegamos al Mercado Khan El-Khalili fuimos directamente a la tienda donde habíamos comprado las cachimbas, temiéndonos que no nos iban a dar la pieza que nos faltaba. Pero no fue así, nos la dieron inmediatamente y todos tan contentos. Después, empezamos a callejear por otras calles y así fue como encontramos la tienda de Jordi (si no os gusta regatear, esta es vuestra tienda) donde sobretodo tienen bastantes cosas de oro y plata. Allí nos compramos varios platos de alabastro (unos 2 € cada uno) y nos regalo un colgante de plata.

Tuvimos suerte de encontrar la Tienda de Jordi que esta más escondida, ya que así encontramos una tienda de antigüedades, donde nos compramos dos cámaras antiguas muy, muy chulas por 45 € las dos (os puedo asegurar que en Madrid no habrían costado eso), además nos regalo una llave de la vida.

Seguimos dando una vuelta, hasta que nos metimos por unas callejuelas…¡de las que no sabíamos salir! ¡es como un laberinto!. Poco a poco nos fueron indicando y volvimos a una calle principal y nos fuimos a la plaza que hay a la entrada del mercado y nos sentamos a tomar unas cervezas. Eran ya casi las 2 de la tarde y nos iban a pasar a buscar por el hotel a las 17:00 para llevarnos al aeropuerto.

Echamos un último vistazo al Mercado Khan El-Khalili, prometiéndonos volver, y cogimos un taxi de vuelta al hotel Marriott (llegamos sobre las 14:30). Fuimos a la habitación-consigna, y nos llevamos las cachimbas y parte de los regalos que no queríamos facturar en el avión.

Como no teníamos la comida incluida, nos tomamos algo en un café del hotel y terminamos de gastar nuestras ultimas libras en una tienda del hotel (compramos unos papiros, una colección de monedas).

A las 17:00, como clavos empezamos a meter las maletas en los autocares (creo que fue la primera vez en todo el viaje, que no había maleteros) y fuimos a un hotel cercano a recoger a más gente: ¡Menudo atasco había por todos los lados! ¡tardamos más de 2 horas en llegar al aeropuerto ( cuando llegamos al El Cairo tardamos 20 minutos)! Menos mal que si perdíamos el avión, lo perdíamos todos (no nos hubiera importado quedarnos un día mas en El Cairo).

En el Autocar nos dijeron que no se podía subir al avión con carbón y las pinzas de la cachimba, así que cuando llegamos al aeropuerto, tuvimos que guardarlos en nuestra maleta marrón pequeña. imaginaos: 4 maletas, 2 mochilas, 2 cachimbas y 2 bolsas con regalos…¿No os da la impresión de que faltan manos? A los representantes de Iberojet, también se lo pareció, y nos ayudaron a llevarlo todo. Pasamos el primer control y fuimos a facturar: nos temíamos que íbamos a tener que pagar sobrepeso, ya que solo permiten 20 kilos por persona y 6 kilos en el equipaje de mano. Las dos maletas grandes no pasaban de 40 kilos entre la dos, pero las dos “pequeñas” sumaban en total unos 18 kilos; TOTAL= 50 kilos (si nos dejaban subir la maleta negra pequeña, tendríamos un sobrepeso de 4 – 6 kilos). Decidimos cambiar algunos Euros a Libras Egipcias (solo puedes pagar el sobrepeso en Libras Egipcias) y rezar…

Pero tuvimos suerte: justo cuando llegábamos al mostrador de facturación, el responsable se fue del mismo, y el chico que pesaba las maletas, nos miro, vio nuestra cara de pena…¡y nos dejo pasar las dos maletas pequeñas (18 kilos), dos cachimbas, dos mochilas y dos bolsas con regalos!, ¡necesitábamos medio avión para colocar todo esto!. La mar de contentos, rellenamos la ficha del visado de salida, pasamos el control de pasaportes y fuimos a esperar en la sala de embarque.

Creíamos que ya estaba todo controlado, pero se nos había olvidado que en la maleta marrón “pequeña” llevábamos el carbón y las pinzas (¡menudas armas contundentes!) y había que pasar el último control…Tuvimos suerte de nuevo, no nos dijeron nada y subimos al avión con destino a España.

5 horas después, de madrugada, llegamos a Madrid Barajas. Nuestro Viaje a Egipto se había terminado, pero estábamos seguros de que volveríamos. Lo primero que me dijo Merche al volver a España, es que, tenía que encontrar vuelos baratos para ir a El Cairo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*